Diseño sin título (25).png

Hígado graso

 La enfermedad por hígado graso es una afección en la que se acumula grasa en el hígado. Hay dos tipos principales:

  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico

  • Enfermedad del hígado graso por alcohol, también llamada esteatosis hepática alcohólica

Síntomas: 

En general, tanto la enfermedad de hígado graso como la enfermedad del hígado graso por alcohol son afecciones silenciosas que tienen pocos o ningún síntoma. Si presenta síntomas, puede sentirse cansado o tener molestias en el lado superior derecho del abdomen.

Cirrosis

Es una etapa tardía de la cicatrización (fibrosis) del hígado producto de muchas formas de enfermedades hepáticas, como la hepatitis y el alcoholismo crónico.

Cada vez que el hígado sufre una lesión, ya sea por enfermedad, consumo excesivo de alcohol u otra causa, intenta repararse a sí mismo. En el proceso, se forma un tejido de cicatrización. A medida que la cirrosis avanza, se forman cada vez más tejidos de cicatrización, y hacen que el hígado funcione con dificultad (cirrosis descompensada). La cirrosis avanzada es potencialmente mortal.

Síntomas:

La cirrosis, por lo general, no da señales ni tiene síntomas hasta que las lesiones hepáticas se hacen grandes. Cuando sí hay signos y síntomas, estos pueden incluir:

  • Fatiga

  • Aparición de hemorragias o hematomas con facilidad

  • Pérdida de apetito

  • Náuseas

  • Hinchazón de las piernas, los pies o los tobillos (edema)

  • Pérdida de peso

  • Picazón en la piel

  • Decoloración amarilla en la piel y los ojos (ictericia)

  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis)

  • Vasos sanguíneos en forma de arañas en la piel

  • Enrojecimiento en las palmas de las manos

  • En las mujeres, ausencia o pérdida de periodos no relacionados con la menopausia

  • En los hombres, pérdida del deseo sexual, agrandamiento de los senos (ginecomastia) o atrofia testicular

  • Confusión, somnolencia y dificultad en el habla (encefalopatía hepática)

Diseño sin título (26).png
Diseño sin título (27).png

Fibrosis hepática

Es una cicatrización desmesurada de una herida, en la cual se acumula tejido conectivo en el hígado. En este cuadro, la matriz extracelular se produce en forma excesiva, se degrada de manera deficiente o suceden ambas situaciones. El desencadenante es la lesión crónica, en especial en presencia de un componente inflamatorio.

Síntomas:

La fibrosis propiamente dicha no causa síntomas, pero puede provocar hipertensión portal (la cicatrización distorsiona el flujo sanguíneo que atraviesa el hígado) o cirrosis (la cicatrización afecta la estructura hepática normal y produce disfunción hepática). 

Colestasis

Es cualquier afección en la que se reduce u obstruye el flujo de la bilis del hígado.

Causas:

La colestasis extrahepática ocurre por fuera del hígado y puede ser provocada por:

  • Tumores de las vías biliares

  • Quistes

  • Estrechamiento de la vía biliar (estenosis)

  • Cálculos en el conducto colédoco

La colestasis intrahepática ocurre dentro del hígado y puede ser causada por:

  • Hepatopatía alcohólica

  • Amiloidosis

  • Absceso bacteriano en el hígado

  • Alimentación exclusivamente por vía intravenosa (IV)

 

Ciertos medicamentos también pueden causar colestasis, por ejemplo:

  • Antibióticos como ampicilina y otras penicilinas

  • Esteroides anabólicos

  • Píldoras anticonceptivas

  • Clorpromazina

colestasis-750x425.jpg